Cancionero Viernes

"Cantar es orar dos veces"

Entrada

Canción de la Alianza

El que no ama, a Dios no ha conocido,
orque a Dios en el amor se lo conoce,
porque a Dios en el amor se lo conoce

Tenemos un Dios, ¡Qué grande es mi Dios!
Tenemos un Dios y Dios es amor.

Entrada

En el nombre de Dios

Aquí estamos Señor
en tu casa otra vez
¡Qué alegría volverte a encontrar!

Vamos a compartir
y a expresar nuestra fe
como hermanos en torno al altar

En el nombre de Dios
vamos a celebrar
el misterio de la Salvación
El Señor nos dará
su palabra y su pan
es la fiesta del pueblo de Dios.


Partiremos tu Pan,
signo de comunión
Beberemos tu vino de amor.

Y a la vez sellarás,
con nosotros Señor,
una alianza que viene de Dios.
Entrada

En el nombre de Jesús

Somos un nuevo pueblo,
gestando un mundo distinto,
los que en el amor creemos,
los que en el amor vivimos.

Llevamos este tesoro,
en vasijas de barro,
es un mensaje del Cielo,
y nadie podrá callarnos.

Y proclamamos, un nuevo día,
porque la muerte, ha sido vencida.
Y anunciamos la buena noticia,
Hemos sido salvados,
por el Dios de la vida.

En el medio de la noche,
encendemos una luz,
en el nombre de Jesús.


Sembradores del desierto,
buenas nuevas anunciamos.
Extranjeros en un mundo,
Que no entiende nuestro canto.

Y aunque a veces nos cansamos,
Nunca nos desalentamos,
Porque somos peregrinos,
Y es el amor nuestro camino.

Y renunciamos, a la mentira,
vamos trabajando por la justicia.
Y rechazamos, toda idolatría,
Pues sólo creemos en el Dios de la vida.

Que nuestra canción se escuche,
más allá de las fronteras,
Y resuene en todo el mundo,
Y será una nueva tierra.

Es un canto de victoria,
A pesar de las heridas,
Alzaremos nuestras voces,
Por el triunfo de la Vida.

Y cantaremos, con alegría,
Corazones abiertos, nuestras manos unidas.
Celebraremos, un nuevo día,
Hemos sido salvados,
Por el Dios de la vida.
Entrada

Prueben que bueno es el Señor

Bendeciré a el señor en todo el tiempo,
Y mi boca no dejará de alabarlo,
Mi alma se enorgullece en el Señor,
que lo oigan los humildes y alegres.

Prueben que bueno es el señor
hagan la prueba y véanlo.
Dichoso aquel que busca en el refugio.


Engrandezcan conmigo al Señor
Ensalcemos todo su nombre
Yo busqué al Señor
y él me dio una respuesta,
me libró de todos mis temores.

Entrada

Fiesta del Señor

¡Fiesta! ¡Fiesta! ¡Fiesta del Señor!
¡Fiesta! ¡Fiesta! ¡Fiesta del Señor!


Dios nos ha invitado para compartir.
Dios nos ha invitado para compartir.
su alegría inmensa y su amor sin fin.

La Palabra eterna vamos a escuchar.
La Palabra eterna vamos a escuchar.
Nos irá enseñando toda la verdad.
Ofrendas

Cinco panes y dos peces

Yo soy un mendigo de tu gracia
Soy solo un ladrón de amor
Perderte sería mi desgracia
No te vayas nunca mi Señor

Señor tengo cinco panes y dos peces
y veo tanta hambre a mi alrededor
Lo pongo en tus manos,
dale de comer a mis hermanos.
Aquí está tu siervo mi Señor


Y cuando te pierdo, pierdo la calma.
Soy un débil que se protege en Dios
En tu amor se limpia toda mi alma
Soy un ambicioso, llename de vos.
Ofrendas

Esto que soy

A veces me pregunto ¿por qué yo?
Y solo me respondes porque quiero
Es un misterio grande que nos llames
Así tal como somos a tu encuentro

Entonces redescubro una verdad
Mi vida, nuestra vida es tu tesoro
Se trata entonces solo de ofrecerte
Con todo nuestro amor esto que somos

¿Qué te daré? ¿Qué te daremos?
Si todo, todo es tu regalo.
Te ofreceré, te ofreceremos
Esto que somos, esto que soy
Eso te doy.


Esto que soy eso es lo que te doy
Esto que somos es lo que te damos
Tu no desprecias nuestra vida humilde
se trata de poner todo en tus manos

Aquí van mis trabajos y mi fe
Mis mates, mis bajones y mis sueños
Y todas las personas que me diste,
desde mi corazón te las ofrezco.
Ofrendas

Haciéndote pan

Comenzaste a hacerte pan en Belén
Sol pequeñito en esta noche.
Aprendiste en Nazaret de ellos dos
El gesto manso de la entrega.

Pibe que en Jerusalén
Te entregaste de una vez
A las cosas de tu padre.
Debe tu cuerpo crecer,
Para poderse ofrecer
Como pan a nuestro hambre.

Mi cuerpo es esto,
Mi sangre es esta
Que por ustedes doy
Coman y vivan, crean y vivan
Que para siempre soy
Soy yo, soy yo.

Ofrendas

Padre de Jesús bendice

Este es el momento
de alegrar la mesa
con el vino y con el pan
En que ofreceremos y consagraremos
en que hemos de comulgar

Este es el momento
de llegar confiados
a la mesa del altar
porque tu palabra vivificadora
nos acaba de llamar

Padre de Jesús bendice
lo que presentamos hoy
Y que al preparar tu mesa
se renueve el gozo
de saber tu amor.


Comunión

Esperando contra toda esperanza

Hoy al fin tenemos que seguir
caminando en paz
Esperamos contra toda esperanza.
Y es así que todo va a cambiar
¡Resucitarás!
Esperamos contra toda esperanza

Vos sos la vida, sos la paz
vos sos nuestra esperanza
Sos el camino para andar
sos fuerza y sos confianza.

Comunión

Jesucristo danos de este pan

Jesucristo danos de este pan
que tu pueblo crezca en la unidad.


Siendo Dios hombre te hiciste
para poderte entregar
en la Cruz sangriento altar
donde a los hombres te diste.
Al morir te diste todo,
ofreciéndote en la cruz
y era el Cielo, buen Jesús
que nos dabas de ese modo.
Comunión

Jesús, alimento que da vida

El Señor está aquí para iluminar,
con el pan y el vino, me transformará.

El Señor está aquí para abrazar,
con el pan y el vino, te transformará.

Jesús, alimento que da vida,
Jesús, y abundante será,
Jesús, como agua viva
quiero llevar el mismo amor.


Alimento que da vida.
Comunión

Jesús, pan de Vida

Tú eres Jesús, pan de Vida
En comunión te nos das
Tú eres Jesús, pan de Vida
Danos Señor este pan.


Nos reunís junto a tu mesa
y vivimos otra vez
el momento de tu Cena
antes de tu padecer.
Te entregás hoy por nosotros,
tu amor nos hace crecer
Te entregás hoy por nosotros,
tu amor nos hace crecer

Este pan que se ha partido
a todos hacés llegar
y hacés de todos uno,
"Comunión" se llamará
porque tú nos regalaste
ser hermanos de verdad.
porque tú nos regalaste
ser hermanos de verdad.

Comunión

En el nombre de Jesús

Somos un nuevo pueblo,
gestando un mundo distinto,
los que en el amor creemos,
los que en el amor vivimos.

Llevamos este tesoro,
en vasijas de barro,
es un mensaje del Cielo,
y nadie podrá callarnos.

Y proclamamos, un nuevo día,
porque la muerte, ha sido vencida.
Y anunciamos la buena noticia,
Hemos sido salvados,
por el Dios de la vida.

En el medio de la noche,
encendemos una luz,
en el nombre de Jesús.


Sembradores del desierto,
buenas nuevas anunciamos.
Extranjeros en un mundo,
Que no entiende nuestro canto.

Y aunque a veces nos cansamos,
Nunca nos desalentamos,
Porque somos peregrinos,
Y es el amor nuestro camino.

Y renunciamos, a la mentira,
vamos trabajando por la justicia.
Y rechazamos, toda idolatría,
Pues sólo creemos en el Dios de la vida.

Que nuestra canción se escuche,
más allá de las fronteras,
Y resuene en todo el mundo,
Y será una nueva tierra.

Es un canto de victoria,
A pesar de las heridas,
Alzaremos nuestras voces,
Por el triunfo de la Vida.

Y cantaremos, con alegría,
Corazones abiertos, nuestras manos unidas.
Celebraremos, un nuevo día,
Hemos sido salvados,
Por el Dios de la vida.
Meditación

Dame tus ojos

Dame tus ojos, quiero ver
Dame tus palabras, quiero hablar
Dame tu parecer.
Dame tus pies, yo quiero ir
Dame tus deseos para sentir
Dame tu parecer.
Dame lo que necesito
Para ser como tú.

Dame tu voz, dame tu aliento
Toma mi tiempo, es para ti
Dame el camino que debo seguir
Dame tus sueños, tus anhelos
Tus pensamientos, tu sentir
Dame tu vida para vivir


Dame tus ojos, quiero ver
Dame tus palabras, quiero hablar
Dame tu parecer.
Meditación

Danos paz

Danos paz, danos luz,
danos hoy tu amor.


Manantial de vida
fuente infinita
vive entre nosotros
une nuestras vidas.

Tú que eres camino
rumbo en este viaje
ven a nuestra barca
guíanos al Padre.
Meditación

Déjame nacer de nuevo

Tú conoces la dureza en mi sentir
y la terquedad que hay en mi corazón.
Son las cosas que me alejaron de Ti, Señor,
hazme renacer en tu amor.

Déjame nacer de nuevo,
Déjame nacer de nuevo,
Déjame nacer de nuevo, oh Señor.
No importa la edad que tenga,
Tú no la tienes en cuenta.
Déjame nacer de nuevo, oh Señor.

Meditación

Permanecer

Permanecer en tu amor
fecunda nuestra semilla
que produciendo el ciento por uno
agiganta la gloria de Dios
Unidos a tu cruz
y al pobre en santa comunión
obra en nosotros
tu Palabra de Vida, Señor.

Para poder dar mucho fruto
Tu pueblo pide permanecer en vos.


No existe fuerza mayor
que nos separe de Cristo.
No hay nada en este mundo ni fuera de él
donde no llegue tu amor.
Aunque todo se derrumbe
o cambie a nuestro alrededor
permanecés junto a nosotros
con todo tu amor.

Como el Padre en el Hijo
Dios con nosotros, nosotros en Dios.

Para poder dar mucho fruto
Dios en nosotros, nosotros en Dios.

Meditación

Torrentes de vida

Torrentes de vida haz brotar en mí,
mi tierra sedienta suspira por ti.
Nada puedo Señor sin tu gracia.
Todo lo puedo con Cristo mi rey.


Mueve mi corazón para que te reciba siempre,
abre mis ojos para que pueda verte,
mis oídos que puedan escucharte.
Mi vida sea palabra que hable de ti.


Meditación

Tu fidelidad

Tu fidelidad es grande
tu misericordia incomparable es
Nadie como Tú, bendito Dios
grande es tu fidelidad.
Meditación

Vida en abundancia

Los lirios del campo
y las aves del cielo
no se preocupan
porque están en mis manos.
Tené confianza en mí
acá estoy junto a vos

Amá lo que sos
y tus circunstancias
Estoy con vos
con tu cruz en mi espalda
Todo terminará bien
Yo hago nuevas todas las cosas

Yo vengo a traerte Vida
Vida en abundancia
en abundancia.
Yo soy el Camino,
la Verdad y la Vida
Vida en abundancia
en abundancia.


No hice al hombre
para que esté solo
Caminen juntos
como hermanos.
Sopórtense mutuamente
Ámense unos a otros

La felicidad
de la vida eterna
Empieza conmigo
en la tierra
Sentite vivo
La fiesta del reino
comienza acá
Salida

Mar adentro

Es hora de partir,
mar adentro y no voy a esperar.
Él vendrá para ir
mar adentro y lo voy a esperar.

Él ya está junto a mi,
y sos ojos derraman ternura.
Él espera mi sí,
y yo no quiero hacerlo esperar.

Quiero sentir tu amor
y volver a nacer.
Quiero decirte
"ven, mi barca es tuya".
Es tan inmenso el mar,
pero yo voy con vos.
No temo navegar
si está mi Dios.

Salida

Nueva Vida

Dios me habló, Dios te habló
Nos mostró su rostro
Contemplar a Jesús,
vernos en sus ojos
Nos abrió a la experiencia
de la intimidad de amor
Que en la Cruz razgó su velo
y su vida compartió.

Jesús nos llamó a estar con Él
y de dos en dos hoy nos envía.
Nos da la misión de evangelizar
nuestra realidad dando Nueva Vida.


Tu amor, mi amor,
nuestros fuertes lazos
Hablan de comunión
vivida entre hermanos
Testimonio creíble
tal como Jesús pidió
Que todos seamos uno
como El y el Padre Dios.

Me envió, te envió,
a dar un anuncio.
Ser la luz, ser la sal,
para este mundo
que anhela palabras
de justicia y de paz,
y en la Buena Noticia
las escuchará.
Salida

Quédate Señor

Quédate Señor
Ya llega la noche
Quédate aquí,
Señor con nosotros
Danos la paz
Danos tu amor
La noche jamás caerá

Quédate Señor
Nos llevarás
Por las rutas del mundo, Señor

A la Virgen

A tu corazón

A tu corazón
le canto así María
Toma entre tus manos
hoy toda mi vida
Acompaña mi camino
con tu amor
para seguir a Jesús
como tú María.


Tú que viviste
solo en la verdad
Tú el modelo
de la libertad
Sobre tus pasos
siempre caminaré
y tu luz
al mundo llevaré
A la Virgen

Dios te salve

Dios te salve María,
Sagrada María,
señora de nuestro camino.
Llena eres de gracia,
llamada entre todas
para ser la Madre de Dios.

El Señor es contigo
y tu eres la sierva
dispuesta a cumplir su misión.
Y bendita tú eres, dichosa te llaman
a tí, la escogida de Dios.

Y bendito es el fruto
que crece en tu vientre
el Mesías del Pueblo de Dios.
al que tanto esperamos que nazca
y que sea nuestro Rey.

María, he mirado hacia el cielo
pensando entre nubes tu rostro encontrar
y al fin te encontré en un establo
entregando la vida a Jesús Salvador.

María he querido sentirte
entre tantos milagros que cuentan de ti
y al fin te encontré en mi camino
en la misma vereda que yo.
Tenías tu cuerpo cansado
un niño en los brazos durmiendo en tu paz.
María, mujer que regalas la vida sin fin.


Tú eres Santa María, eres nuestra Señora
porque haces tan nuestro al Señor.
Eres Madre de Dios, eres mi tierna madre
y madre de la humanidad.

Te pedimos que ruegues por todos nosotros
heridos de tanto pecar.
Desde hoy y hasta el día final
de este peregrinar.

María, he buscado tu imagen serena
vestida entre mantos de luz,
y al fin te encontré dolorosa
llorando de pena a los pies de una cruz.

Dios te salve, María Sagrada,
María, Señora de nuestro camino.
A la Virgen

Dulce Doncella

Estamos vivos y vivimos
Amarte es nuestro destino
Y aunque este viaje es distinto
Solo hay un solo camino
¡Llegar a Vos!

Solo quedó hierba seca
por donde antes pisamos
Ahora hay flores de pureza
porque hacia tí caminamos
¡Para llegar!

Dulce doncella
Te seguiré, ¡te seguiré!
Tu eres mi estrella,
te alcanzaré, te alcanzaré
¡yo sé que sí!


A la Virgen

El Magnificat

Mi alma cantará la grandeza
de nuestro Señor
porque me escuchó cuando dije
que su esclava soy
Y se enamoró
de mi humilde condición

Y por eso en adelante
me dirán que soy feliz
porque el Todopoderoso
ha hecho gran cosa de mi.


Su misericordia alcanza
a todos los hombres.
Su amor permanece por siempre
santo es su nombre.
Derribó a los poderosos
soberbios de corazón.

Ensalzó a los humildes
y amó su realidad
y a los que tenían hambre
los sació con su bondad.
Y por eso en adelante
me dirán que soy feliz
porque el Todopoderoso
ha hecho gran cosa de mi.
A la Virgen

Junto a tí María

Junto a tí María
como un niño quiero estar.
Tómame en tus brazos
guíame en mi caminar.
Quiero que me eduques
que me enseñes a rezar.
Hazme transparente,
lléname de paz

Madre, Madre, Madre, Madre.
Madre, Madre, Madre, Madre.